En las fracturas, la mejora metabólica y de la microcirculación de la sangre oxigenada en los tejidos, gracias a la magnetoterapia, ayuda a expulsar los metabolitos y estimular los procesos de curación.

La aceleración de la curación y regeneración tras las aplicaciones de la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia se han demostrado en los huesos y en los tejidos blandos y se explica como una irritación no específica de la membrana citoplasmática cuando se activa la cadena metabólica, cuyo punto clave es el cambio de relación cAMP/cGMP, así como la elevada actividad osteoclástica en el caso de la curación de los huesos.

La magnetoterapia acelera considerablemente la curación de la fractura, activa la formación del tejido nuevo (rápida construcción del tejido óseo y calcificación) y aumenta la sensibilidad a la parathormona. Se utiliza por este motivo para acelerar la curación de fracturas, pseudoartrosis (osteomielitis), para reforzar las endoprótesis sueltas y dolorosas.

Bajo la influencia de la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia aumenta el nivel de proteoglicanos del cartílago hasta un 22 % (según el Sr. Chvojka) posibilitando así la curación de la fractura y regeneración del cartílago, cuyo tratamiento de otra manera podría resultar difícil o limitado. La aceleración de la curación de la fractura ha sido demostrada no solamente en los huesos, sino también en los tejidos blandos.

Lea los resultados de los estudios clínicos siguientes que muestran la eficacia de la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia en el tratamiento de fracturas.

Estudios clínicos según patologías:

Patología relacionada:: Fracturas