En la lesión y atrofia del nervio óptico (hemeralopía) tras inflamaciones, a causa de la edad avanzada o de ateroesclerosis, en la atrofia del glaucoma y en la neuropatía óptica isquémica influyen, entre otros, el deficiente suministro de sangre oxigenada y la inflamación.

En estos casos se puede aplicar la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia como tratamiento complementario y de mantenimiento, gracias a su efecto vasodilatador importante sobre los precapilares y capilares, que estimula la microcirculación de sangre oxigenada y el suministro de nutrientes.

Tanto el aumento de la tasa metabólica como el efecto antiinflamatorio alivian el transcurso de la atrofia del nervio óptico (hemeralopía) e influye positivamente también en caso de deterioro de los bastones de la retina en la ceguera nocturna.

Lea los resultados de los estudios clínicos siguientes que muestran la eficacia de la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia en el tratamiento de esta patología.

Estudios clínicos según patologías:

Patología relacionada:: Atrofia óptica, hemeralopía