La migraña se manifiesta con dolores repetitivos de uno o de los dos lados de la cabeza.

El dolor es repentino, a menudo acompañado por náuseas o vómitos. La migraña tiene toda una serie de características, pero también existen diferentes métodos de tratamiento.

La migraña puede tener numerosas causas, la más frecuente es una malformación vascular cerebral (irritabilidad incrementada, bultos, etc.) o cambios degenerativos basados en afecciones de la zona cervical.

Según la teoría vascular, la causa es la vasoconstricción por hipoxia de una parte del cerebro y la vasodilatación posterior, que produce dolor. La teoría neurovascular habla sobre una onda de depresión propagada por la actividad cerebral cortical. Las teorías actuales consideran que el dolor se debe a la hipersensibilidad y actividad patológica del núcleo del trigemino y sus extremos periféricos en las meninges.

La migraña se manifiesta desde la fase de pródromos, aura, a través del propio ataque hasta el status migrenosus. El tratamiento consiste en medicamentos antimigrañosos (agonista 5HT-1B/D), analgésicos, AINEs, para la prevención betabloqueantes, etc.

Sin embargo, hay toda una serie de migrañas que no reaccionan bien al tratamiento, en las que no se ha observado ninguna de las causas mencionadas, pero que reaccionan muy bien a la desintoxicación del organismo y al tratamiento enfocado a estimular el funcionamiento del hígado. Se podría tratar de un procedimiento cuyo resultado es reducir las sustancias que circulan en el organismo y que provocan reacciones vasculares en los vasos cerebrales.

Lea los resultados de los estudios clínicos siguientes que muestran la eficacia de la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia en el tratamiento de esta patología.

Estudios clínicos según patologías:

Patología relacionada:: Migraña