La polineuropatía es un grupo de diversos trastornos de los nervios periféricos. En su mayoría se trata de una afección sistémica múltiple, cuyas causas son influencias tanto internas como externas (inflamación, trastornos metabólicos, tóxicos e inmunogénicos, deficiencia vitamínica y nutritiva, etc.).

Los síntomas principales son calambres, ardor, hiposensibilidad, dificultades al caminar, fatiga muscular, dolor y espasmo muscular y muchos otros síntomas.

Las polineuropatías más frecuentes son:

  • polineuropatía aguda y crónica, inflamatoria y desmielinizante (tratamiento con inmunoglobulinas y corticoides),
  • polyneuropatía en artritis reumatoide,
  • neuropatía diabética (en pacientes diabéticos con trastornos del sistema vascular),
  • polineuropatía alcohólica (causada especialmente por falta de tiamina y vitamina B12 y además por influencias tóxicas),
  • polineuropatía en borreliosis de Lyme con dolores en el aparato locomotor,
  • polineuropatía tóxica – por ejemplo tras intoxicación con benceno, disulfuro de carbono, plomo mercurio, etc.,
  • polineuropatía por medicación neurotóxica (Nidrazid, ciertos citostáticos, etc.) y otros.

En todas las formas arriba mencionadas se emplea un tratamiento sintomático y adyuvante para influir en los síntomas parciales de la enfermedad, especialmente se trata de una terapia analgésica, antiinflamatoria, vasodilatadora, anticoagulante, etc.

Lea los resultados de los estudios clínicos siguientes que muestran la eficacia de la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia en el tratamiento de esta patología.

Estudios clínicos según patologías:

Patología relacionada:: Polineuropatía