Tinnitus (zumbio y silbido en los oídos), sordera y vértigo son los tres síntomas básicos de la enfermedad de Ménière.

Es causada por la disfunción del oído interno (o parte de él, saco endolinfático). El síntoma que predomina es la crisis de vértigo rotacional, es muy variable y normalmente le precede un aura. Los otros dos síntomas, tinnitus y sordera, suelen manifestarse en un solo lado.

El tinnitus puede ser o permanente o intermitente. La sordera es progresiva y nunca se corrige. No se conoce ninguna terapia causal.

En el estado agudo (crisis) se administran medicamentos que alivian el vértigo y ajustan la composición y cantidad de líquido endolinfático. Cuando fallan todos los remedios, se aconseja la cirugía.

En el caso del síndrome de Ménière los síntomas son siempre los mismos pero las causas pueden variar (por ejemplo trastornos hormonales, trastornos del metabolismo del agua, carencia vitamínica, sustancias tóxicas, trastornos en la columna cervical, estados postaccidentales, etc.)

Los zumbidos pueden aparecer como parte de la enfermedad de Ménière o independientemente. En el fondo es siempre un trastorno de la circulación sanguínea y el suministro de sangre al oído interno. Por eso, también el tratamiento está dirigido a mejorar el suministro de sangre oxigenada y nutrientes. Si los cambios son a largo plazo y el daño permanente, la eficacia del tratamiento es mínima.

El síndrome cervicovestibular surge del bloqueo de la columna cervical relacionado con trastornos circulatorios del cerebelo a causa de una opresión de las arterias vertebrales.

Lea los resultados de los estudios clínicos siguientes, que muestran la eficacia de la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia en el tratamiento de esta enfermedad.

Estudios clínicos según patologías:

Patología relacionada:: Tinnitus (zumbido y silbido en los oídos)