Una curación de las fracturas de la tibia más eficaz utilizando la magnetoterapia pulsátil fue examinada en 45 pacientes por el equipo de W. J. Sharrard (1990) y los resultados fueron publicados posteriormente en Journal of Bone and Joint Surgery.

El estudio incluyó un total de 45 fracturas de la tibia. Todas con el tratamiento conservador, sin embargo, debido a la lenta curación de la fractura, el tiempo promedio del tratamiento excedió de más de 16 semanas, pero menos de 32 semanas. Se trataba de un desplazamiento del hueso moderado o grave, de una deformación o aplastado, o de una combinación de la lesión con daño moderado o grave a la piel y tejidos blandos.

En el grupo con tratamiento activo participaron 20 pacientes que fueron sometidos a la estimulación electromagnética pulsátil. En el grupo placebo hubo 25 pacientes. El estudio duró 12 semanas. Las imágenes de radiografía fueron evaluadas ciega e independiemente por un radiólogo y traumatólogo.

El análisis estadístico mostró antes de la terapia que los pacientes en el grupo activo fueron comparables en todos los parámetros excepto la edad. Sin embargo, la edad no influyó en el resultado y efecto del tratamiento.

La evaluación independiente del radiólogo confirmó la consolidación ósea en cinco pacientes del grupo activo y en otros cinco una mejora significativa de la fractura. En los 10 pacientes restantes del grupo activo no se observó ningún otro cambio significativo. En el grupo control se consolidó sólo un hueso y en otro paciente se observaron resultados significativamente mejores.  En los 23 pacientes restantes del grupo control no se produjeron cambios.

Los resultados indicaron una diferencia significativa entre ambos grupos. El grupo con tratamiento activo, según la prueba exacta de Fischer, obtuvo resultados significativamente mejores. La evaluación ortopédica confirmó en el grupo activo la consolidación ósea en nueve casos y 11 fracturas no curadas. En cambio, en el grupo control, según el ortopeda, se consolidaron 3 huesos y 22 fracturas no se curaron. También aquí los resultados fueron considerablemente mejores en el grupo con tratamiento activo.

Resulta que la magnetoterapia pulsátil influye significativamente en la curación de fracturas de la tibia. No sólo contribuye significativamente a reducir el tiempo de tratamiento, sino también a una mejor consolidación ósea.

Fuente: Sharrard, W. J. (1990). A double-blind trial of pulsed electromagnetic fields for delayed union of tibial fractures. The Journal Of Bone And Joint Surgery. British Volume, 72(3), 347-355.

Estudio doble ciego del campo electromagnético pulsante en consolidación retrasada de las facturas de tibia / A double-blind trial of pulsed electromagnetic fields for delayed union of tibial fractures.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16287669

Póngase en contacto con nosotros mediante el siguiente formulario y compruebe usted mismo el efecto terapéutico de la 3D magnetoterapia pulsátil Biomag patentada.

Zákazník

Los campos marcados con* son obligatorios.